Inicio
Martes 7 de junio de 2016
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
Listar resúmenes
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Martes, 7 de junio de 2016, Bolivia - Nacional
Idioma:
Tamaño:

Vocaciones sacerdotales

•  Germán Mazuelo Leytón

Hoy en día se habla mucho de una crisis de identidad del sacerdocio y de las vocaciones sacerdotales. Tal crisis, si bien se agudizó a raíz del Concilio Vaticano II, ésta ya se había venido dando antes del mismo, e incluso se habían verificado intentos de superarla. En este contexto, escuchamos con frecuencia hablar de una promoción de las vocaciones al sacerdocio, empero el sacerdocio católico en modo alguno necesita ser promocionado desde el momento en que fue instituido por Jesucristo. El sacerdote católico es lo que es, sin que pueda configurarse a sí mismo de modo diferente y según parámetros puramente humanos (Cf. Invierno eclesial, P. Alfonso Gálvez).

En algunas iglesias (diócesis), subsiste una idea deformada del sacerdote católico, como aquellos que se convirtieron en líderes y guerrilleros, pretendiendo abanderar aspiraciones puramente políticas, la defensa de los derechos humanos, y una utópica justicia social, así entonces el sacerdote deja de ser "el hombre que comparte la Pasión de Cristo dando de ello testimonio ante sus hermanos, como un grano de trigo que muere para dar fruto".

La vocación a la vida sacerdotal es un llamado muy grande porque el verdadero sacerdote es "otro Cristo" y tiene como tarea continuar la misión de Cristo administrando los sacramentos, celebrando la Eucaristía, perdonando los pecados en nombre del Señor, visitando a los enfermos y liberándolos de las influencias del demonio.

El sacerdote tiene que ser el hombre para todos, sin vincularse con nadie. La Iglesia Católica quiere que sus sacerdotes célibes para que puedan dedicarse completamente al bien de las almas, sin limitaciones, en tiempo y preocupaciones, que supone sacar adelante una familia. El sacerdote debe estar libre para dedicarse, cien por cien, al cuidado de las almas (Cf.: Para salvarte, P. Jorge Loring SJ).

La Iglesia tiene el deber, y el derecho propio y exclusivo, de formar a aquellos que se destinan a los ministerios sagrados (Canon 232), pero, incumbe a toda la comunidad cristiana el deber de fomentar las vocaciones, para que se provea suficientemente a las necesidades del ministerio sagrado en la Iglesia entera; especialmente, este deber obliga a las familias cristianas, a los educadores y de manera peculiar a los sacerdotes, sobre todo a los párrocos. Los obispos diocesanos, a quienes corresponde en grado sumo cuidar de que se promuevan vocaciones, instruyan al pueblo que les está encomendado sobre la grandeza del ministerio sagrado y la necesidad de ministros en la Iglesia, promuevan y sostengan iniciativas para fomentar las vocaciones, sobre todo por medio de las obras que ya existen con esta finalidad (Canon 233).

El Concilio de Trento definió como verdad de fe, que el sacramento del orden imprime carácter en el que lo recibe. "El carácter es una especie de sello indeleble en el alma que distingue y separa irrevocablemente a quien lo recibe de todos los demás hombres" (Royo Marín, Teología moral II).

"El carácter sacramental -dice el Papa Pío XII- es una participación del sacerdocio de Jesucristo. Esa participación comienzan a dársela al simple cristiano los caracteres del bautismo y de la confirmación; pero de una manera incomparablemente más plena la comunica el carácter del sacramento del orden, único que habilita para el ejercicio de las funciones sacerdotales".

El sacramento del orden es conferido a quienes se sienten llamados por Dios a ser sacerdotes para entregarse a la salvación eterna de las almas. Este ministerio es el más grande de la tierra, ya que los frutos del apostolado sacerdotal no terminan en este mundo, sino que son eternos.

La vocación sacerdotal -consecuentemente- no resulta ser una opción para encontrar un medio de subsistencia, ni tampoco una profesión mediante la cual el ministro ordenado es remunerado, con lo que tenga solucionado su porvenir.

"Los jóvenes que desean llegar al sacerdocio deben recibir, tanto la conveniente formación espiritual como la que es adecuada para el cumplimiento de los deberes propios del sacerdocio en el seminario mayor, durante todo el tiempo de la formación o, por lo menos, durante cuatro años, si a juicio del Obispo diocesano así lo exigen las circunstancias" (Canon 235 § 1).

Muchas veces inician el camino de formación sacerdotal personas sin una verdadera vocación, que no solamente desvalorizan el sacerdocio si llegan a él, sino que sobre todo, hacen de él una caricatura. Muchísimos fingen vocación al sacerdocio para servirse de las diócesis y de congregaciones religiosas para estudiar gratis, no solamente teología y filosofía, sino asimismo, como se da en algunas congregaciones religiosas incluso una profesión anexa. Conozco, entre otros, el caso de un joven que ingresó a una congregación, ésta lo envió a España para proseguir sus estudios, el aspirante a sacerdote puso como condición que antes de ordenarse cursara la carrera de "ingeniería económica", negándose la congregación el novicio abandonó la misma, lo cual significa que había en el seminarista otra intención que la verdadera vocación.

Los seminarios son instituciones cuya finalidad es la formación adecuada de los que aspiran al sacerdocio, por lo tanto no pueden ser guaridas de personas con serias desviaciones afectivas, personales o sexuales, sobre todo problemas afectivos que originan las otras dos.



german_mazuelo_leyton@yahoo.com

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, Vocaciones sacerdotales

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2020 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Cuerpo principal - Pág 4 de 8
Hazte fan de La Patria
      Hay 88 invitados en línea