Inicio
Domingo 4 de enero de 2015
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
   Ver la edición de HOY     Listar resúmenes del 4 Ene 2015:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Domingo, 4 de enero de 2015, Cultural El Duende
Idioma:
Tamaño:

?Nada de lo humano me es indiferente?

•  Alfonso Gamarra Durana


Una energ?a forma al hombre

Hay una raz?n f?sica que explica el primer movimiento de las mol?culas acuosas que ocasionan una suave ondulaci?n y posteriormente, al sumarse con otras, determinan los grandes oleajes que tiene el oc?ano.

Si utilizamos al pi?lago como explicaci?n de la g?nesis del hombre y a la humanidad como una resultante multiplicada y multitudinaria de este, no es solamente por sublimar l?ricamente las manifestaciones de ambos. La incesante actividad del mar no carece de una fin determinado pues los extraordinario de esta masa l?quida no est? en lo que efect?a un fen?meno undoso. Igualmente, el hombre que no es un organismo est?tico obliga al g?nero humano a un impulso int?rmino y expansivo. El desarrollo org?nico empieza por realizarse en una forma de ego?smo biol?gico, animado por una energ?a especial que hace a sus c?lulas proliferar y especializarse. Pero tambi?n lleva en latencia una fuerza que le hace conquistar en el ambiente lo necesario para su existencia en un dram?tico intercambio con el medio. Su magn?fica tarea en la vida es dejarla al descubierto, conquistando sus secretos, inventando nuevas producciones din?micas con la energ?a obtenida de su mismo cosmos. Todas estas condiciones son la consecuencia maravillosa de lo que el organismo vivo ha implementado.

Esa lenta espiral que comienza con el origen del min?sculo y primitivo ser viviente en el inconmensurable oc?ano se extiende cada vez en mayor amplitud, centrifugada por un caudal de ideas generadoras de otras nuevas.

El sujeto ya desarrollado se influye a s? mismo tanto como influye en sus cong?neres y mientras m?s expande su capacidad, se carga de reminiscencias y aprendizajes como persona y como especie, lo que constituye el fundamento de sus producciones futuras al llegar a ser lo que ?l permite que sea. Es proceso en formaci?n, que simult?neamente busca concluir una obra extracorp?rea, ya que tiene la necesidad de completarse construyendo un mundo m?s complejo.

El evangelista al escribir sobre ?aquella luz verdadera que alumbra a todo hombre? habr? querido se?alar a esa individualidad atesorada en uno mismo que superando su virtualidad ejecuta la entrega espiritual para unos fines que no alcanza a comprender.

El soci?logo, el historiador, el antrop?logo, el matem?tico, intervienen en distintos aspectos relacionados con el hombre, que no es visto como una ?aut?mata behaviorista ni tampoco como un frasco ambulante de amino?cidos y enzimas? (Joseph Needham de la Universidad de Cambridge). Cada uno considera la suya como una disciplina que entiende a la naturaleza humana. Pero quiz?s ninguna como la ciencia biol?gica, que ser?a la madre de las ciencias, que trata de hallar la fuerza que brota como concepci?n propia y como eflorescencia del alma. El intelectual debe filosofar cuando trate cualquier tema referido al hombre. Por abisales que parezcan su ?todav?a? inc?gnitas, debe de meditar inagotablemente. Transferir a cualquier ciencia lo que Paracelso en el siglo XVI afirmaba: ?Es burda cosa para un m?dico llamarse m?dico y hallarse vac?o de filosof?a y no saber de ella?.

Una organizaci?n concreta e independiente

El ser humano es un derivado condensado del mar. Del infinito oc?ano surgi? como una c?lula, y junt?ndose miles de c?lulas originaron la unidad aparentemente s?lida de un cuerpo. Estas mantuvieron el equilibrio de su constituci?n qu?mica y sus elementos fundamentales fueron agua y sal. En los estudios de Macallum se se?al? que los vertebrados aparecieron en la era paleozoica, y que del agua marina emigraron al agua dulce y de all? emergieron a la tierra. No obstante que estos animales han sufrido mutaciones y trasformaciones, por acci?n de las contingencias exteriores, su medio interno se ha mantenido constante.

Aquel autor indic? que el mar primitivo ten?a nueve gramos de sal com?n por litro de agua, o sea que ten?a una relaci?n semejante a lo que hoy se denomina soluci?n salina isot?nica, que es la concentraci?n necesaria semejante a lo que hoy se denomina soluci?n salina isot?nica, que es la concentraci?n necesario para conservar la proporci?n de sustancias en el organismo.

Por otra parte, el agua, en condiciones normales, significa m?s del 70 % del peso corporal. Proporcionalmente el ni?o tiene m?s agua que el adulto y este m?s que el viejo. En conclusi?n, el ser humano es una integridad l?quida cuya estructura formada de tejidos peculiares los presenta como una entidad s?lida en cuanto ocupa su propio espacio, colinda con otros espacios humanos, a los cuales su espesor no le permite invadir, y tiene que servirse del alimento que le ofrece su medio exterior para conservar su existencia y su individualidad.

En este ser alcanzaron los ?rganos internos una especializaci?n funcional. Algunos de ellos en vez de regirse por una relaci?n dependiente de su entorno director, adoptaron un funcionamiento encomendado a regiones especiales que deb?an guardar una interrelaci?n y control de sus hechos fisiol?gicos. La acci?n de las hormonas patentiza que la estructura humana no se conserva como derivada de otra semejante pues trata de adaptarla a la existencia solitaria como si hubiera sido creada para vivir aisladamente. Aun cuando la continuaci?n de la especia radica en el v?nculo con las entra?as maternas que forman el cuerpo nuevo, el ser humano deviene, por determinaci?n hereditaria, en una organizaci?n concreta e independiente. Al separarse de la madre, el sistema nervioso y los ?rganos de especializaci?n extraordinaria que son los sentidos no le sirven para integrarse a la naturaleza sino para percibir lo que le rodea, como informaci?n y, asimismo, como acto de defensa. Las hormonas, por su parte, son las controladoras de la independencia org?nica y las que mantienen la privac?a del individuo, pues su acci?n es interna, impide la aproximaci?n al mundo exterior, y ejerce la coordinaci?n funcional de la unidad org?nica.

La existencia del ser vivo tendr?a como finalidad el producir la vitalidad interna y sostener la fuerza escondida que origina las labores espec?ficas de c?lulas, tejidos y ?rganos. Elemento de secundaria significaci?n ser?a la relaci?n contra?da con el medio externo.

La ?ndole del ser humano es determinar su especializaci?n de car?cter, valorando su capacidad y sus posibilidades de subsistencia. Si se afirma libre de intervenciones for?neas, las gestiones funcionales pluriglandulares se abastecen para llevar un sistema de acci?n simple y espont?nea. Una existencia aut?noma porque tiene una constituci?n unitaria. Se servir? de los acontecimientos naturales para compensar sus necesidades; mas cuando estos sobrepasan su acci?n, el dispositiva complejo de los ?rganos reacciona de manera proporcional al tipo de agresi?n. Luego despierta la constelaci?n endocrina que activa la eficacia del dienc?falo y el sistema nervioso central, arrastrando de all? en adelante a la totalidad del organismo a establecer las respuestas patofisiol?gicas y fen?menos biol?gicos inesperados ?aeghri paroxysmus atrociur? (Un paroxismo demasiado atroz del individuo. T. Sydenham) para tomar una franca actitud de alarma.

La posici?n del hombre en su medio

En un proceso mayor de adaptaci?n al medio, el cuerpo experimentar? el fortalecimiento de algunos ?rganos o la hiperfuncionalidad de otros. Ser? una forma de mantenerse en expectativa biol?gica contra la obstinaci?n de presiones agresoras. La repetici?n de una acci?n espec?fica externa no obligar? a la aparici?n de una nuevo ?rgano sino que los tejidos ya existentes incrementar?n sus propias suficiencias ya sea produciendo m?s reacciones qu?micas o m?s adecuadas hormonas, o motorizando finalmente una mayor actividad en el movimiento especial y cronol?gico.

La serie de circunstancia externas provocan reacomodaciones cardinales de los planes biol?gicos y se convoca a un juego m?s acelerado de humores y fluidos, modificando su orden natural.

En la especie humana una inmutabilidad en la constituci?n global pero suficientemente maleable para que pueda reaccionar ante los est?mulos desmedidos con formas generales de reordenamiento metab?lico. En los tiempos actuales, sobre la esfera mental se manifiestan las mayores presiones. Los sentidos, los nervios sensitivos y la psiquis misma reciben una sobrecarga de percepciones que no era habitual en siglos anteriores. Cualquier segmento de la percepci?n es presa del abuso, en cuanto a velocidad, ruido, sustancias alucin?genas, elementos b?licos, acometidas morales. Estos ataques no ejercitan el mismo grado de injuria sobre todos los ?rganos pues imponen su efecto por orden decreciente de susceptibilidad, dependiendo de la estructura de los tejidos y de la distinta rapidez de su implantaci?n. Simult?neamente empalman los distintos sistemas por una trama de comunicaciones nerviosas y hormonales, asociando las simplicidades anat?micas con complejidades funcionales. Adem?s determinan cambios en la personalidad y, como los hilos de relaci?n entre la conciencia y los planos org?nicos son inc?gnitos, no se presiente el umbral de la primera si estos se trastornan.

El tiempo en que vivimos hace rechazar el t?rmino filos?fico primitivo de atarakthos o sea un estado del cuerpo libre de alteraciones o perturbaciones. Ya no puede ser este una entidad firma apropiada para aferrarse a su medio y resistir los ataques. M?s bien, la definici?n de Juli?n Mar?as en su profundo tratado sobre la ataraxia nos permite aceptar la ubicaci?n del ser en el universo actual: ?Un sereno y tenso estado de alerta frente a todo peligro inesperado?.

El hombre ya no puede ser una abstracci?n en su medio natural. Sus elementos, por haber sido creados para actuar en interrelaci?n y haber sido formados aislados del exterior pero completables en su adaptaci?n interna no son irreales o inconcretos. Por el contrario, la evoluci?n ha logrado la superaci?n org?nica, resistiendo las agresiones y subsistiendo en un ambiente hostil gracias a una experiencia pacientemente ganada. El hombre ha dejado de contenerse en las fronteras de su piel o en la inmediatez de sus sentidos y ha desarrollado una atenci?n inteligente, que es una vigilancia constante, m?vil, diferenciada, hacia el universo. Su ?mbito que primigeniamente era reducido, se ha extendido hacia un espacio ilimitado social y cient?fico. Durante siglos de evoluci?n ha luchado porque nada se inmiscuya en su interior funcional; ahora es, al mismo tiempo, punto de convergencia y centro de irradiaci?n de todos los estudios.

El acto de crear ideas le da conciencia de su propia existencia. Los razonamientos que se forma le llevan a comprobar las constituciones de sus semejantes, de los seres inferiores y de las cosas que le rodean. Se sirve de las percepciones para aumentar su saber, y de la mejor funci?n cerebral para guardar en la memoria sus experiencias anteriores. Asocia el conocimiento adquirido para pronuncias dogm?ticamente su juicio. El ser humano parece haber adoptado este pensamiento: ?Siempre que los fen?menos presentan alguna precauci?n en las regiones de la duda?.

Resultado final: que el hombre, primitivamente un misterio, supera su realidad o espacio individual que es verticalmente limitado, para resolver los enigmas de una naturaleza horizontalmente desconocida.

Resumir?a su destino en la significativa frase de Terencio: ?Homo sum humani nihil a me alinum puto? Hombre soy; nada de lo que es humano me es ajeno.





* Alfonso Gamarra Durana. Oruro, 1931 ? 2014. M?dico, Acad?mico de la Lengua.

De su libro ?Perpendiculares? 2004



tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, ?Nada de lo humano me es indiferente?

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2019 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Cultural El Duende - Pág 8 de 12
Servicios
Lo más visto
Noticias Bolivia     Minería       Deportivo     Cultural        Policial    Editorial         Ecología        Necrológicos    Avisos  Internacionales         Cultura       Oruro      Arte     Económicos      Tu Espacio
Guía Telefónica 2011

Nombre o Dirección
Número de teléfono
Gentileza de: OruroWeb      Coteor
Hazte fan de La Patria
Radio Mediterráneo FM 96.3 en vivo
MEDITERRANEO FM
      Hay 245 invitados en línea