Inicio
Domingo 4 de enero de 2015
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
Listar resúmenes del 4 Ene 2015:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Domingo, 4 de enero de 2015, Cultural El Duende
Idioma:
Tamaño:

La novicia

•  Irma Mar?a Magnani Valdez

Soy la novicia m?s joven de este convento y me preparo para tomar mis primeros votos. No s? si tengo vocaci?n verdadera o no; sin embargo, esta es la ?nica vida que conozco.

Mis padres me trajeron al convento cuando solo ten?a seis a?os en cumplimiento de una promesa hecha a Dios por una gracia recibida y yo result? siendo la moneda de pago.

Siempre me gust? la tranquilidad, el silencio del claustro y la obediencia a la regla no me signific? gran sacrificio. De peque?a me sent?a muy atra?da por la idea de la santidad; ahora tengo algunas dudas pero todav?a creo que esta puede ser una buena manera de pasar por este mundo.

Este ?ltimo a?o, antes de tomar los votos, lo pasaremos en medio de prolongados ejercicios espirituales, meditaci?n y oraci?n en solitario. Entre la Madre Superiora y el nuevo sacerdote, enviado por el Obispo, decidir?n qui?nes de nosotras ya estamos preparadas para la siguiente etapa de la vida religiosa.

El nuevo sacerdote me caus? muy buena impresi?n. Creo que puedo decir que me agrada su trato y adem?s, sus ojos y su mirada irradian comprensi?n e inspiran confianza.

Aparte de los periodos de instrucci?n religiosa, la asistencia a la Santa Misa, la comuni?n y el rezo del rosario, d?a por medio tenemos largas conversaciones privadas con nuestro sacerdote gu?a para que vaya evaluando nuestro desarrollo espiritual.

Entre las novicias est? terminantemente prohibido que comentemos las conversaciones sostenidas con nuestro gu?a espiritual; por tanto, ignoso si a las otras novicias les dedica tanto tiempo como me lo dedica a m?. Dice que todav?a no est? convencido de que mi vocaci?n sea verdadera. Esa es la duda que empieza a atormentarme hasta el punto de no poder dormir, comer ni cumplir con las otras obligaciones dentro del convento.

As? van pasando los meses, siempre encandilada por esa mirada y esas palabras susurradas que me llenan de amor a Dios y a todas sus criaturas.

Luego, para mi sorpresa y desencanto, las entrevistas con el sacerdote se van espaciando. Finalmente, {el me dice que no habr?n m?s entrevistas, que he avanzado lo suficiente en mi preparaci?n, que me conviene practicar m?s la meditaci?n solitaria y me recomienda que no vacile en tomar los votos ya que est? convencido de mi vocaci?n.

Quedo sumida en una gran angustia. No tengo a quien acudir en busca de apoyo o consuelo al sentirme naufragar en un mar de interrogantes: ?qu? paso? ?qu? fue lo que hice mal? ?por qu? me dice que estoy lista cuando yo me siento flotar en el aire como hoja al viento?

Pasan los d?as, las semanas y los meses. Vico con el coraz?n en la boca y me las ingenio para hacerle saber que necesito, que me urge tener una conversaci?n en secreto. ?l parece darse cuenta de mi desesperaci?n y adivinar que algo muy malo podr?a pasar si no acepta mi pedido. Quedamos en que al d?a siguiente, al amanecer, nos encontraremos a poca distancia de la salida secreta que existe al extremo de la huerta atravesando los corrales del convento.

Paso la noche en vela en medio de grandes sufrimientos. Cuando empieza a clarear el d?a acudo presurosa a la cita sin imaginar lo que me esperaba al cruzar la peque?a puertecita semiescondida entre la maleza. Para mi sorpresa el sacerdote no est? solo. Veo tambi?n a la Madre Superiora acompa?ada por dos alba?iles del convento y dos guardias. El sacerdote, elevando la voz, me acusa de estar escap?ndome de la Santa como una delincuente, que sus sospechas no eran vanas y que se alegraba de que la Superiora hubiera dado cr?dito a lo que ?l consider? su deber avisar para que el mal ejemplo no corrompa a las otras novicias, y que estaba muy de acuerdo en que se me aplique el castigo correspondiente a esta falta tan atroz: tapiarme en vida para que as? tenga el tiempo suficiente para reconocer mi pecado y pedir perd?n a Dios, que ?l, en su infinita misericordia, tomar?a en cuenta mi lenta agon?a y que tal vez, solo tal vez, se apiadar?a de mi alma pecadora.

Un nudo me aprieta la garganta, por largos segundos no puede ni respirar; luego, algo se rebela en mi interior con la fuerza de un volc?n y digo a gritos que no estaba escapando, que solo quer?a hablar con mi gu?a espiritual, que reci?n ahora que doy cuenta de por qu? me ignoraba estos ?ltimos meses, que yo estaba perdidamente enamorada de ?l y que supon?a ser correspondida de la misma manera.

Por lo visto, el muy canalla encontr? la manera de sepultar literalmente su delito y yo ser?a nuevamente el chivo expiatorio. ?l, cobardemente, levanta las manos al cielo poni?ndolo por testigo de mi mentira.

Ante semejante actuaci?n, siento que me invade una fr?a calma. Miro a los ojos a la Superiora y le digo que vayan a mi celda y encontrar?n la prueba de que no miento: un beb? reci?n parido. Contin?o gritando que eso era lo que quer?a decirle para ver la manera de que ?l saque al beb? del convento despu?s de haber dado a luz. Sin embargo, el alumbramiento se adelant? ?es un ni?o con los mismos ojos que su padre y el mismo lunar en el omoplato izquierdo.

La Superiora hace una se?a a los alba?iles quienes empiezan a levantar dos nichos, frente a frente, para tapiar al mal sacerdote y a la novicia pecadora.

Cuando la pared me llega a la altura de los ojos, lo ?ltimo que veo son aquellos otros ojos que me embrujaron y que ahora est?n llenos de espanto y furia. Siento que me desangro. Sonr?o y me sumerjo en la nada.



* Miembro de UNPE Cochabamba y docente universitaria de posgrado. Ha publicado ?Coraz?n m?gico? (2011) y ?Canto del alma? (2014).

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, La novicia

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2019 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Cultural El Duende - Pág 9 de 12
Servicios
Lo más visto
Noticias Bolivia     Minería       Deportivo     Cultural        Policial    Editorial         Ecología        Necrológicos    Avisos  Internacionales         Cultura       Oruro      Arte     Económicos      Tu Espacio
Guía Telefónica 2011

Nombre o Dirección
Número de teléfono
Gentileza de: OruroWeb      Coteor
Hazte fan de La Patria
Radio Mediterráneo FM 96.3 en vivo
MEDITERRANEO FM
      Hay 207 invitados en línea