Inicio
Viernes 9 de febrero de 2018
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
   Ver la edición de HOY     Listar resúmenes del 9 Feb 2018:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Viernes, 9 de febrero de 2018, Bolivia - Nacional
Idioma:
Tamaño:

El poder de los colectiveros y movimientos cívicos

•  Ramiro Siles Velasco

Cuando los gobiernos de los Estados rigen o gobiernan, vulnerando derechos civiles, constitucionales y fundamentales, desconociendo sus propias leyes u ordenamientos jurídicos, y sobre todo desoyendo la voluntad del soberano -a quien le deben su vigencia en el poder-, nace una disconformidad y resentimiento para con los gobernantes, lo que ocasiona que éstos salgan a las calles en manifestaciones para hacer conocer su disconformidad, rechazo y discrepancia con el propósito de encontrar respuestas a sus peticiones y soluciones a sus problemas, en la idea de conseguir que los gobernantes reconduzcan y readecuen su accionar mejorando su actitud en favor de los más necesitados.

En su mayor parte las manifestaciones del soberano son acalladas por la fuerza pública con el uso de agentes químicos, lo que ocasiona que estos movimientos crezcan cada vez más, dando origen a la creación de agrupaciones de ciudadanos en las zonas, barrios, universidades, centros de profesionales y sociedad civil, dando lugar de esta forma al nacimiento de colectivos y movimientos cívicos.

Los movimientos cívicos y colectivos surgen para dar respuesta a algunas injusticias, debido a que siempre hay quienes se dan cuenta de las iniquidades y no se conforman con dejar correr las cosas, con adaptarse a las irregularidades, anormalidades circundantes y situaciones creadas por los gobernantes. La intención es hacer lo que se pueda, poco o mucho, cualquier cosa antes que quedarse con los brazos cruzados. Estos movimientos suelen agruparse para protestar en contra de la corrupción, autoritarismo nepotismo malversación de dineros, etc. Un país dirigido por una dictadura no es moralmente fuerte, lo que puede conllevar que surjan situaciones indeseables.

La democracia se origina por los movimientos populares que luchan y no desean vivir con gobiernos dictatoriales que se aferraban al poder, no respetan los derechos de los ciudadanos, se aferran al poder, no efectúan elecciones libres con alternancia y paridad no existe respeto a los derechos humanos, civiles políticos y constitucionales. La democracia no es eternizarse en el poder y gobernar para un solo sector, manejar las leyes al gusto y en beneficio de los gobernantes que convierten sus agrupaciones en partidos que funcionan como oligarquías que tratan de conquistar o defender privilegios para beneficio propio o en favor de sus correligionarios.

Poder y movimiento son dos palabras que rara vez aparecen juntas en el discurso académico o popular. No obstante, a lo largo de la historia, la gente de a pie se ha echado una y otra vez a la calle y aunque brevemente, ha ejercido un poder considerable. Sólo en los últimos años los movimientos sociales por los derechos civiles, movimientos pacifistas, ecologistas feministas, así como las sublevaciones contra el autoritarismo en todo el mundo, han movilizado a grandes multitudes que exigían el cambio. A menudo tuvieron éxito, pero, incluso cuando fracasaron, estos movimientos tuvieron efectos de gran alcance y pusieron en marcha importantes cambios en la democracia y política en la esfera internacional.

El poder de los movimientos se pone de manifiesto cuando los ciudadanos corrientes unen sus fuerzas para enfrentarse a las élites, y al poder autoritario.

Crear, coordinar y mantener esta interacción es la contribución específica de los movimientos sociales, que surgen cuando se ocasiona la vulneración de derechos e injusticias sociales y políticas. Estos movimientos atraen a la gente a la acción colectiva por medio de repertorios conocidos de enfrentamientos e introducen innovaciones en torno a sus márgenes, acciones y peticiones. En su base se encuentran las redes sociales y los símbolos culturales a través de los cuales se estructuran las relaciones sociales. Cuanto más densas sean las primeras y más familiares los segundos, tanto más probable será que los movimientos se generalicen y perduren en el tiempo.

El mecanismo por el que los movimientos, desencadenados por los incentivos que crean las citadas oportunidades de descontento social y popular, superan los obstáculos que se oponen a la acción colectiva y mantienen su interacción con sus discrepantes y con el Estado, consiste en una combinación de formas de enfrentamientos convencionales basadas en las redes sociales y el marco cultural. El modo en que lo hacen, y la dinámica y los resultados de los ciclos de protesta que generan, constituyen los ejes fundamentales de su accionar. El poder de los movimientos cívicos o sociales surge a consecuencia del abuso del poder, el desconocimiento de las leyes, el apego y eternización al poder de parte de los gobernantes entonces surge y se levanta el soberano y aunque dispone -en muchos periodos de la historia- de los recursos necesarios para la acción colectiva, en general acepta su destino o se alza tímidamente, sólo para verse sometido de nuevo a través de la represión.

Este poder popular surge con rapidez, alcanza su auge y no tarda en desvanecerse o dar paso a la represión y la rutina. Existe una dinámica común al desarrollo de los movimientos sociales que vincula sus entusiastas comienzos con el auge de su lucha y-su asunción al poder y su desengañada extinción. En los movimientos sociales los elementos disuasorios son considerables: los participantes se cansan y abandonan; las protestas que tienen éxito tempranamente crean el espacio necesario para otras protestas y para la aparición de movimientos antagónicos. Sin embargo; las élites de poder controlan la disidencia por medio de las reformas o la represión, mientras que las élites antagonistas desvían el descontento en nuevas direcciones.

El desafío colectivo no es la única clase de acción que vemos en el movimiento social. Los movimientos -especialmente los organizados-recurren a diversos tipos de acciones. Estas van desde la aportación de «incentivos selectivos» a los miembros hasta la consecución de un consenso entre los seguidores reales o potenciales, la formación de grupos de presión, la negociación con las autoridades y en algunos casos el cambio de pensar de los dirigentes en su apego al poder político con los gobernantes. No obstante, lo más característico de los movimientos sociales es el desafío colectivo de luchar por una causa común, el restablecimiento de los derechos que fueron vulnerados o el empoderamiento de la Ley a favor del bien mayor -que no fue respetado por los gobernantes- y con ello la recuperación de una democracia -dañada y ultrajada-, en beneficio de una Nación. "La democracia está en peligro cuando no se respeta la carta magna las leyes y los derechos constitucionales".

(*) Es Ingeniero

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, El poder de los colectiveros y movimientos cívicos

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2018 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Cuerpo principal - Pág 4 de 1
Servicios
Lo más visto
Noticias Bolivia     Minería       Deportivo     Cultural        Policial    Editorial         Ecología        Necrológicos    Avisos  Internacionales         Cultura       Oruro      Arte     Económicos      Tu Espacio
Guía Telefónica 2011

Nombre o Dirección
Número de teléfono
Gentileza de: OruroWeb      Coteor
Hazte fan de La Patria
Radio Mediterráneo FM 96.3 en vivo
MEDITERRANEO FM
      Hay 172 invitados en línea