Inicio
Domingo 4 de enero de 2015
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
Listar resúmenes del 4 Ene 2015:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Domingo, 4 de enero de 2015, Cultural El Duende
Idioma:
Tamaño:

El barroco de Alejo Carpentier

•  Marc E. Blanchard (Casa de las Am?ricas 2006)


Primera de cuatro partes



En 2004 se conmemor? en todo el mundo el centenario de Alejo Carpentier y, en ese contexto, se puso de relieve el concepto del barroco aplicado concretamente a la obra de Carpentier y al propio Carpentier, uno de los m?s grandes escritores de la Am?rica Latina y el Caribe. Si bien todos parecen coincidir en que Carpentier es, en t?rminos generales, uno de los m?s importantes autores influidos por el barroco, todav?a se debate si fue barroco o neobarroco, si ese t?rmino puede aplicarse a toda su obra o aparte de ella y, por ?ltimo, si su obra puede tomarse como principal ejemplo para facilitar la comprensi?n del fen?meno del barroco. Aunque los cr?ticos de este estilo subrayan la importancia del espacio y la geograf?a, cabe asegurar que en una de sus ?ltimas obras, Concierto barroco, Carpentier recrea el barroco como un arte y una filosof?a del tiempo del todo modernos. Al analizar la modernidad de una cultura latinoamericana y caribe?a barroca o neobarroca, su rasgo fundamental no radica solo en invertir la orientaci?n de una geograf?a basada en conquistas de Oriente a Occidente, sino tambi?n en alterar la preponderancia, citada tan a menudo en estudios sobre el barroco, del espacio respecto del tiempo y la geograf?a respecto de la historia, de una visualidad concreta basada en los conceptos de la imitaci?n y la deformaci?n. Consiste adem?s en conceder, en el di?logo sobre la historia de Occidente, un lugar primordial a una reflexi?n sobre el tiempo barroco que deber? mantenerse fiel al principio de que todo lo que ata?e a la experiencia humana pertenece al mundo barroco, modificado por una determinada idea del tiempo, una conciencia, un recuerdo un ordenamiento de los fen?menos conforme a una compleja cronolog?a, tan detallada y diversa como los puntos de vista sutilmente diferentes de una multitud de sujetos que recuerdan su propia versi?n de lo que, m?s que una historia fija, es una mito que evoluciona a medida que se redefine el esp?ritu de la ?poca en que viven. As? pues, en Concierto barroco la Am?rica conquistada por los espa?oles aparece transfigurada a medida que los viajeros del Nuevo Mundo descubren, al recorrer Espa?a e Italia, que su tierra colonial, vista desde ese otro lado del Atl?ntico, parece ser muy distinta del pa?s que dejaron atr?s cuando partieron de Cuba rumbo a Espa?a.

I

Ahora bien, ?qu? el Concierto barroco? Escrita en 1974, cuando Carpentier se encontraba en el punto m?s alto de su fama, cumpl?a la funci?n de ministro consejero de la embajada de Cuba en Par?s y hab?a sido honrado con distinciones de todo el mundo [con motivo de su sesenta aniversario], Concierto barroco sigue siendo un ejemplo perfecto de arte barroco: una novela breve en que se fusionan pasado, presente y futuro para contar la historia del viaje a la inversa, de Occidente a Oriente, de una criollo mexicano desafecto, conocido por el lector como el ?Amo? o se?or (para su sirviente), ?[?] El Amor llegar?a rico, riqu?simo con plata para regalar, un nieto de quienes hubiesen salidos de ellos [?] para buscar fortuna en tierras de Am?rica?. La esperanza del criollo radica en descubrir qui?nes fueron sus antepasados y, quiz?, descubrir Europa, en lo que constituye una imitaci?n de los espa?oles que primero cruzaron el Oc?ano Atl?ntico y llegaron a Am?rica. A pesar de ser una novela muy breve, Concierto barroco es una obra impresionante que puede leerse como un cuadro vivo independiente o como parte de una historia central no revelada a?n e interrumpida por el despliegue del carnaval de Venecia. En su caprichosa trama, que con absoluta seriedad Carpentier presenta como estramb?tica y met?dica a la vez, el Amo y su esclavo cubano Filomeno ?adquirido este ?ltimo en una breve estancia en La Habana, asolada por la peste y donde muere enfermo el primer esclavo mexicano, un joven llamado Quisquillo? tocan tierra firme. La narraci?n, vertiginosa y llena de impromptus, trampantojos y digresiones libres, lleva al Amo y a su sirviente Filomeno, junto a estrellas de la m?sica barroca como Haendel, Vivaldi y Scarlatti, hasta un colegio de monjas que cantan, donde todos disfrutan de la ?pera Montezuma, Emperador de los aztecas, de Vivaldi, una ?pera que se sabe que existi?, pero es posible nunca fura puesta en escena, y en la que un famoso actor veneciano viste el mismo traje de emperador azteca que el criollo usado en su primera noche de carnaval. La m?sica, tanto t?picamente barroca o renacentista como afrocubana, las bebidas, las mujeres, el erotismo del carnaval, todo en esa fulgurante fantas?a sirve a Carpentier para hacer gala de su agudeza, su erudici?n y su amor por los instrumentos musicales, la armon?a y la discordancia, la arquitectura, el mobiliario y la literatura. De hecho, Concierto barroco no es solo una obra barroca perfecta, sino tambi?n una parodia perfecta de una obra barroca perfecta. Es una obra que deslumbra al lector con citas, referencias a obras cl?sicas, renacentistas y modernas, en particular Don Quijote, y a escritores como Shakespeare, as? como con incongruencias y situaci?n contraf?cticas: el Amor es guiado por su esclavo, los m?sico son criticados por su p?blico, los parranderos ebrios visitan la tumba de Stravinsky en un cementerio de Lido, el esclavo liberado da a su Amo, que regresa a M?xico, una nost?lgica despedida en la estaci?n del ferrocarril de Venecia y la siguiente noche de Filomeno en la ciudad transcurre escuchando a Louis Armstrong en When the Saints Go Marching In, mientras el narrador mesi?nico augura libertad y revoluci?n para los oprimidos del mundo. Con ese final, Carpentier se cerciora de que le lector comprenda todo esto en el enfrentamiento de la ficci?n con la historia y del tiempo consigo mismo. Concierto barroco tambi?n se escribi? con iron?a, con la mirada puesta en la parodia y en ese exceso contenido que hace que las parodias resultan tan atractivas, placenteras e insidiosas a la vez.

Sobre la base de ese an?lisis, cabe decir que ese atractivo, explotado por el autor en cada giro de la historia, es en esencia lo que hace que Concierto barroco pueda catalogarse como una obra barroca. Ante este hecho, muchos cr?ticos la han clasificado como ?picaresca?, como si se tratara apenas de una miniatura de las grandes ?picas barrocas o de los inagotables cuentos del p?caro, con elementos de la tradici?n er?tica del Renacimiento. Sin embargo, Concierto barroco es mucho m?s que eso y en ella pueden distinguirse resonancias de obras como La Celestina, Amad?s de Gaula, Orlando furioso y El Busc?n, as? como Don Quijote, El jud?o de Malta, Astrofel y Stella y tal vez hasta de Hamlet, o de Don Juan y su sirviente, como si estas peque?a pieza de Carpentier fuera, al final de su vida productiva y n?mada, una loa gen?rica a algunas de las grandes obras de la literatura hispana y europea de los tiempos de la conquista del Nuevo Mundo. De hecho, tambi?n puede considerarse que Concierto barroco hace cierta justicia po?tica, ya que representa el regreso de un viejo escritor a un cuento que hab?a escrito en su juventud, cuando se ganaba la vida como productor en la radio francesa. En ?El camino de Santiago? Carpentier hab?a escrito sobre un joven espa?ol que deja la feria de Burgos para marchar a Am?rica. All? desenmascara las mentiras de los documentos sobre la colonizaci?n. Por ende, Concierto barroco representa en buena medida el cumplimiento de un deseo que Carpentier y su h?roe Juan hab?an esbozado en ?El camino de Santiago? de explicarse a s? mismo c?mo dos guerras de conquista ocurridas siglos atr?s hab?an determinado la imaginer?a cultural de los europeos que descubrieron un nuevo mundo solo para saquearlo y ahora segu?an determinando la conciencia de los latinoamericanos que, hoy d?a, necesitaban comprender c?mo su propio universo se manten?a dominado por el asombro de aquellos primeros europeos. (Borges se hab?a preguntado c?mo podr?a sentirse uno al mantenerse vivo solo en los sue?os de otros.)

Aun as?, tambi?n est? claro que Concierto barroco no es solo depositaria de obras famosas, especialmente barrocas, cuyo legado aflora aqu? y all? (la voz libre de Ariosto, el ingenio mordaz de Quevedo, las convincentes tragicomedias de Shakespeare). Con r?pidos esbozos de personajes poco complicados, cuya funci?n es ayudar a hacer avanzar la historia en direcci?n contraria de Am?rica a Europa, Concierto barroco es tambi?n una f?bula sobre rarezas hist?ricas: los negocios turbios en Veracruz y Barcelona, la peste en La Habana, las m?scaras del carnaval de Venecia. Todo cuanto pueda serle ?til al narrador para lograr tres cosas a la vez: volver a escribir la historia de la Conquista, trastocar los grandes esquemas de una historia maestra y demostrar que la m?sica, con su tempo y su efecto en el cuerpo, es la fuerza que puede moverlo todo.



Continuar?

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, El barroco de Alejo Carpentier

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2019 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Cultural El Duende - Pág 11 de 12
Servicios
Lo más visto
Noticias Bolivia     Minería       Deportivo     Cultural        Policial    Editorial         Ecología        Necrológicos    Avisos  Internacionales         Cultura       Oruro      Arte     Económicos      Tu Espacio
Guía Telefónica 2011

Nombre o Dirección
Número de teléfono
Gentileza de: OruroWeb      Coteor
Hazte fan de La Patria
Radio Mediterráneo FM 96.3 en vivo
MEDITERRANEO FM
      Hay 339 invitados en línea