Inicio
Viernes 11 de enero de 2019
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
Listar resúmenes del 11 Ene 2019:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Viernes, 11 de enero de 2019, Bolivia - Nacional
Idioma:
Tamaño:

Contra viento y marea

•  José Luis Bolívar Aparicio

Me imagino que el objetivo, simplemente era el de hacer una toma de apoyo, puesto que, en aquel entonces, no se estilaba hacer noticias en vivo por la escasez de medios técnicos y lo costoso que era transmitir por honda media las señales de televisión, pero la escena que logró captar el camarógrafo de canal 7 en esa oportunidad, se me quedó grabada para siempre en la mente y cada vez que la recuerdo, me llena de tristeza.

En más de una oportunidad, dediqué estas líneas a la llegada al poder, a su periodo de gobierno y a las vicisitudes que atravesó don Hernán Siles Zuazo al hacerse del poder por segunda vez, desde el 10 de octubre de 1982; pero ahora, quisiera referirme a la forma en la que salió del gobierno, que pasó de la más desastrosa que se pudiera imaginar, a la más digna y que estuvo a la altura de su trayectoria política.

Por eso es que esa circunstancia vivida en el Salón Rojo del Palacio Quemado, (venido muy a menos a costa del mamotreto que le quita el sol), es tan importante, porque me parece de cierta manera, fue el argumento más fuerte para que don Hernán haga un análisis profundo de la situación en la que se encontraba él y por ende la Nación en su integridad.

Víctor Paz Estenssoro, Hernán Siles Zuazo y Juan Lechín Oquendo, formaron el triunvirato de la Revolución Nacional (aunque les arda a los pequeños insurreccionistas), que comandaron la más profunda transformación del Siglo XX. Humanos como eran, los tres tenían grandes virtudes y defectos a la par, que poco a poco, los fueron separando al uno del otro, provocando enfados y rencores que al parecer no se curaron nunca, y por culpa de dichas broncas, cada que pudieron, se hicieron la vida imposible mutuamente, en guerras sin cuartel como la que hubo entre 1982 y 1985 sin ningún tipo de consideración.

Cuando "el Conejo Siles" volvió a la silla presidencial, dio la impresión que el "Maestro Lechín" lo estaba esperando con toda la artillería lista para hacer de su existencia un infierno, y lo logró. Amparado en una crisis económica devastadora, la escasez de alimentos, la hiperinflación y el desplome de los precios de las materias primas, don Juan tuvo un caldo de cultivo para hacer lo que le venía en gana, desde paralizar al país con una huelga general indefinida de más de 60 días, hasta la toma de *Comibol, a la que entró talón, planta, punta como si se tratase del Lechingrado (así le decían a un tradicional café de la Av. Camacho, donde el maestro tertuliaba con sus amigos durante largas jornadas).

Con el sartén bien sujeto por el mango, el líder de la COB, permanentemente enviaba al Jefe de Estado, sus pliegos petitorios con exigencias como aumento salarial con escala móvil o el co gobierno para poder hacer frente a la galopante crisis y cosas por el estilo, que lógicamente eran más que imposibles de cumplir, cuando más, a sabiendas que no se trataba de un pedido necesario o que solucionaría los problemas, sino simplemente, el capricho de don Juan por hacerle la vida a cuadros a don Hernán.

Pero como suele suceder en todo este tipo de tongos políticos, a la llegada de un enorme contingente de mineros, el presidente convocó a la COB y a sus afiliados a la mesa de diálogo, para analizar qué se podía hacer, a fin de solucionar los problemas.

Fue en dicha reunión donde la escena en cuestión, tuvo su lugar. Una dama, dirigente minera que estaba muy cerca al presidente, tomó la palabra durante una reunión que de por si ya estaba bastante caldeada, y emocionada hasta el límite, le empezó a cuestionar y fustigar al mandatario sobre todo por el desabastecimiento de la canasta básica. De pronto levantó una olla de aluminio de importante tamaño y la que comenzó a zarandear y golpear con una cuchara de palo y a poco estuvo de lanzarle la olla a un asustado presidente, mientras gritaba a viva voz improperios y hasta insultos contra la autoridad.

La minera perdió el control, sus palabras subidas de tono, fuera de contexto y con claras muestras de que la situación podía empeorar hizo que la reunión pierda todo sentido y razón de ser.

La seguridad se hizo cargo, el gobernante abandonó la cita y todos quedaron absolutamente desubicados por lo que pasó y hasta don Juan se dio cuenta que había estirado demasiado la pita y las cosas se le salieron de control.

Después de experiencias como esa, y de todos los problemas que atravesaba el país, pero sobre todo consciente de que él ya no tenía, ni la fuerza, ni la capacidad, ni el equipo político para salir adelante, prefirió el honor de la renuncia a la infamia de la expulsión. Cedió un año de su legítimo mandato y llamó a elecciones para que sea otro quien lleve la nave a buen puerto, cosa que felizmente sucedió.

Y es que, en la vida, cuando uno va transitando por ella, tiene que ser analítico de vez en cuando y saber el momento exacto para los cambios, así estos representen un dolor y hasta un martirio difíciles de superar. No se puede remar contra corriente, hacer las cosas por propia voluntad sin que a uno le importe nada; lo que la familia, los amigos, el entorno, el país y hasta el mundo le grite a viva voz.

La ascensión al cargo por segunda vez de Nicolás Maduro y el profundo respaldo brindado por Evo Morales, es una verdadera afrenta al mundo y al sentido común en su generalidad. El planeta casi en su integridad está desconociendo la legitimada de esta toma del poder y la situación por la que está llevando a su país al despeñadero, está lindando los límites de lo verosímil.

No es posible que sigan empeñados en atrincherarse en el poder, creyéndose ser los únicos capaces de gobernar un país. Nadie, pero absolutamente nadie es indispensable, por algo somos mortales y por algo, nuestra vida útil es tan corta. Aun existiendo la posibilidad de que un líder sea realmente un dechado de virtudes y eficiencia, es necesario que, para darle mayor realce a su inconmensurable gestión, se someta a una auditoría para que no quede duda de tanta integridad.

Pero si los que se creen irreemplazables, son dos personajes como el hijo de Chávez y el hijo de Katari, es hasta vergonzoso que tengan que echarse flores entre ellos, para escuchar los elogios de alguien en semejante mar de críticas.

Tarde o temprano a cada uno de ellos, alguien les va a revolear algo peor que una olla, pero como ninguno tiene ni una gota de honor, la salida para hombres como Maduro, Morales u Ortega, va a ser realmente dolorosa a diferencia de la de don Hernán, a quien después de tanto maltrato, no le quedó otra que saludarle por su gallardía y reconocer su enorme grandeza y desprendimiento por el país.



(*) Paceño, stronguista y liberal

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, Contra viento y marea

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2019 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Cuerpo principal - Pág 4 de 8
Servicios
Lo más visto
Noticias Bolivia     Minería       Deportivo     Cultural        Policial    Editorial         Ecología        Necrológicos    Avisos  Internacionales         Cultura       Oruro      Arte     Económicos      Tu Espacio
Guía Telefónica 2011

Nombre o Dirección
Número de teléfono
Gentileza de: OruroWeb      Coteor
Hazte fan de La Patria
Radio Mediterráneo FM 96.3 en vivo
MEDITERRANEO FM
      Hay 281 invitados en línea