Inicio
Domingo 29 de mayo de 2011
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
   Ver la edición de HOY     Listar resúmenes del 29 May 2011:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Domingo, 29 de mayo de 2011
LA PATRIA, Revista Dominical
Idioma:
Tamaño:

Colorados de Bolivia… lealtad, valentía y sacrificio

•  Por: Patricia Barriga Flores - Periodista


"Temblad rotos que aquí entran los Colorados de Bolivia…"
El pasado 26 de mayo se recordó el Día de los Colorados de Bolivia, una fecha significativa para los bolivianos, orgullosos de los soldados que integraron grupo de guerra, hombres valientes y de coraje, que enfrentaron la arremetida chilena, en una desigualdad de condiciones, especialmente en número, pues algunos cientos de bolivianos tuvieron que soportar a miles de chilenos, decididos a arrebatar un territorio importantísimo para los bolivianos y peruanos.

Es así que recordamos con mucho respeto a quienes estuvieron en esta contienda, muchos que quedaron en el anonimato.

La Guerra del Pacífico fue un conflicto armado que enfrentó a la República de Chile contra la República de Perú y la República de Bolivia. También se la ha denominado Guerra del guano y el salitre. A mediados del siglo XIX en el desierto de Atacama tenía gran valor económico, por hallarse valiosos yacimientos de guano, y posteriormente salitre, ambos con buen precio en el mercado internacional.

Al iniciar de la guerra, Bolivia tenía como presidente a Hilarión Daza, en Chile Aníbal Pinto Garmendia y Mariano Ignacio Prado en Perú.

Bolivia y Chile habían suscrito dos tratados de límites: el primero de ellos en 1866 el segundo en 1874 y un protocolo complementario de 1875.

El Gobierno que depuso a Mariano Melgarejo declaró como nulos todos los actos del Gobierno anterior, incluyendo los tratados de límites firmados con Chile y Brasil; de esta manera las relaciones con el Gobierno chileno se tensionaron más aún cuando se firmó el Tratado de 1874 el que reemplazó el de 1866.

El conflicto radicaba en el cobro de impuesto de 10 centavos sobre quintal exportado, éste violaba el artículo IV del Tratado de 1874. Por ello, dicho impuesto encontró una gran resistencia por parte de los propietarios de la empresa afectada y una cerrada defensa de su causa por parte del Gobierno de Chile, desencadenándose un conflicto diplomático.

Esta batalla es considerada el fin de la Guerra del Pacífico, se desarrolló desde el 26 de mayo de 1880, en el momento en que el Ejército Perú-Boliviano que constaba de 12.000 hombres de los cuales 6.500 eran peruanos y 5.500 bolivianos, se enfrentaron a tropas chilenas compuestas por 19.000 hombres.

La contienda se llevó a cabo en un terreno desértico donde soportaron temperaturas extremas, calor excesivo durante el día que llegaba a 28 grados, grados desérticos de sequedad, el cielo despejado alternaba con períodos de densa neblina, llamada "camanchaca" y temperaturas gélidas por las noches, el combate duraba casi todo el día y la derrota de los aliados se dio al caer la tarde.

Las fuerzas de ambos bandos se estructuraban en base a la infantería, caballería y artillería en ataque frontal cuerpo a cuerpo, con la entrada de oleadas de cargas de caballería y cobertura de martilleo de cañones. La continuidad del desierto se rompía en la meseta de Inti Orko, lugar que fue bautizado como "Alto de la Alianza".

COLORADOS DE BOLIVIA

La unidad fue creada en 1821 por el general José Miguel Lanza, bajo el nombre de Batallón Aguerridos, para enfrentar al Ejército español, y en 1851 pasó a denominarse Batallón Colorados Primero de Línea. El 2006 fue reconocido como Patrimonio Histórico Nacional.

El 26 de mayo de 1880 se demostraron las tres aptitudes de un verdadero Colorado: lealtad, valentía y sacrificio.

Ese día, bajo las órdenes del coronel Ildefonso Murguía Anze, los soldados lucharon contra los chilenos en la Batalla del Alto de la Alianza o más conocida por los oficiales bolivianos como la Batalla de los campos de Inti Orko, por el cerro donde se registró el enfrentamiento.

Esa batalla es considerada como aniversario de la unidad.

¡Temblad rotos, que ahora entran los Colorados de Bolivia!, fueron las palabras que un sargento gritó al momento de la batalla.

"Pelearon valientemente cerca de 500 soldados (ante más de tres mil chilenos). Muchos hablan de ese heroísmo, porque el enemigo decía que los bolivianos parecían fantasmas que no caían pese a los balazos. Lucharon hasta el final", narró el oficial.

La lucha cesó cuando cerca de las 18:00 horas sonó el clarín de llamada. "Casi ningún chaqueta roja asistió, porque casi todos estaban muertos", recuerda el oficial.

Lamentablemente, estos valientes hombres fueron olvidados por la historia, sin embargo, en los últimos años han existido algunas personas que han querido reivindicar este error, inmortalizando en diferentes escritos los hechos que protagonizaron.

ILDEFONSO MURGUÍA

Comandante del Batallón 1º Alianza o "Colorados de Daza", nació el 23 de enero de 1838 desarrollando actividades mineras en su juventud, y alcanzando la carrera militar en la Revolución del 8 de septiembre de 1857 que permitió tomar el gobierno al Dr. José María Linares, obteniendo con esta acción el grado de Capitán. Es vencedor en la Batalla de San Juan que garantiza el gobierno de José María de Achá y forma parte del ejército de Melgarejo. Participa en el derrocamiento de Tomas Frías y es nombrado comandante del Batallón "Alianza" 1º de Línea el 17 de enero de 1876 en el Gobierno de Hilarión Daza. En la batalla del Alto de la Alianza increpa con el grito: "Rotos de espantajo, agarrarse los calzones que ahora entran los Colorados de Bolivia". Cae prisionero y vive en ostracismo.

GUMERSINDO BUSTILLO

Se recuerda también al coronel Gumersindo Bustillo, que lideró asimismo el Batallón de los Colorados, junto a Murguía.

La orden de avance se cumplió pasando sobre cadáveres enemigos, cuya vista inflamaba el ardor patriótico de nuestros soldados, el combate se hizo allí con tal ímpetu y bravura que a los 17 minutos de mortífero fuego quedó restablecida la línea principal: los batallones enemigos, Esmeralda, Santiago y Naval tuvieron que cedernos el terreno, huyendo en vergonzosa fuga en completa derrota por los bravos del 1º de Bolivia, el compacto y nutrido fuego que los nuestros recibían no logró atemorizarlos ni fue parte alguna para que, con homérico esfuerzo arrebataran al enemigo seis piezas de cañón, con los cuales desde allí, no hacían mucho, hostilizaban a nuestros compañero: las piezas tomadas aún calientes eran: dos Krupp de calibre mayor, tres de menor y una ametralladora desmontada y caída.

Concluida la contienda, Bustillo, retornó al hogar, donde vivió amargado y abandonado, sin siquiera haber gozado de una pequeña pensión porque su expediente de trámite fue desviado o no quisieron prestarle la atención necesaria y ahí comenzó su olvido y, sin embargo, no se le había aminorado su patriotismo.

Pero a través de algunas publicaciones se tiene registradas algunas acciones de este ilustre personaje. "El día 9 pasado, se publicaba por bando dicha aprobación y cuando se daba lectura al cúmplase prefectural, un grito altivo y vigoroso, cual rugido de león, surgió de entre la multitud "Viva la integridad de la Patria. Viva el Litoral que nos cuesta lagos de sangre, Muera Chile". La respuesta no tardó ni tres segundos, respuesta franca y valerosa de todo aquel pueblo: Viva la integridad de la Patria, Viva el Litoral. Tan solemne protesta impuso respeto y silencio a las fuerzas armadas y a los mandones de Oruro, que no supieron qué hacer ni qué decir, ante la actitud Patriótica por demás viril del pueblo Orureño".

"El bravo capitán de los inmortales Colorados de Bolivia don Gumersindo Bustillo, fue quien lanzó aquel primer grito de protesta, el que había hecho morder polvo a los rotos en el Alto de La Alianza en defensa de la autonomía e integridad Nacional".

JUANCITO PINTO

Con sólo 12 años de edad, Juan ocupaba el cargo de tambor de órdenes del Batallón Colorados de Bolivia. En la batalla del Alto de la Alianza cambió su destrozado tambor por un fusil. Murió combatiendo. Cuando los Colorados luchaban, arrebató a un herido su arma para luchar junto a sus camaradas y cayó cara al sol como el resto de su batallón.

Nació en 1867 en un sitio conocido como Tanque de Agua, en la ciudad de La Paz. "Era un niño de tez morena, juguetón". "El 17 de abril de 1879 se despidió a las tropas que se dirigían a la guerra y la población hizo llegar comida, obsequios y hubo algunos niños que se unieron a las tropas. A Pinto le tocó participar de la batalla del Alto de la Alianza y el 26 de mayo de 1880, viendo que no existen sobrevivientes a su alrededor, agarra un fusil pesado y cae". Los "restos de estos hombres no se recuperaron. Sólo kepis, chaquetas, etc."

En estos tres personajes queremos reconocer a todos los héroes anónimos que murieron convencidos de que su vida estaba siendo entregada en defensa de lo que nos pertenecía.


El emblemático regimiento Colorados 1° de Infantería es el Escolta Presidencial

Monumento en el lugar donde se desarrolló la batalla del Alto de la Alianza

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, Colorados de Bolivia… lealtad, valentía y sacrificio

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2018 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Revista Dominical - Pág 8 de 8  
Servicios
Lo más visto
Noticias Bolivia     Minería       Deportivo     Cultural        Policial    Editorial         Ecología        Necrológicos    Avisos  Internacionales         Cultura       Oruro      Arte     Económicos      Tu Espacio
Guía Telefónica 2011

Nombre o Dirección
Número de teléfono
Gentileza de: OruroWeb      Coteor
Hazte fan de La Patria
Radio Mediterráneo FM 96.3 en vivo
MEDITERRANEO FM
      Hay 290 invitados en línea