Inicio
Domingo 29 de septiembre de 2013
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
Listar resúmenes
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Domingo, 29 de septiembre de 2013
LA PATRIA, Revista Dominical
Idioma:
Tamaño:

Oruro no se hizo rico con la minería

•  Por: Limbert Sánchez Choque - CEPA


Todos sabemos que históricamente Oruro y Potosí han sido y son regiones mineras. Antes de la colonia ya se realizaba actividad minera en pequeña escala con fines artesanales. Con la llegada de los españoles la actividad minera se intensifica y se expande en muchas regiones de América Latina.

En 1825, Bolivia nace como república libre y soberana, pero en la práctica hereda toda una estructura colonial (política, económica, cultural), por lo que la actividad minera se convierte en el pilar y sustento de la economía boliviana. Hasta la actualidad la minería, desde la percepción de las autoridades y el sector minero, se constituye en la actividad más importante de estas dos regiones y se ha enraizado el lema: "Hemos sido mineros; somos mineros y seguiremos siendo mineros".



DEPENDENCIA MINERA

La dependencia minera, en Oruro y Potosí, ha limitado la diversificación económica de las regiones. Se apuesta más a la minería que a otras actividades como ser la agricultura, ganadería, industrias, comercio y otras iniciativas productivas económicas. Esta visión de desarrollo durante los últimos años ha generado una serie de problemas y/o conflictos sociales, económicos, ambientales, culturales y políticos.

Bolivia actualmente está sumergida en el modelo de desarrollo extractivista primario y exportador, en otras palabras: continuamos con el modelo de desa- rrollo colonial de saqueo de nuestros recursos naturales. Si bien la actividad minera aporta al desa- rrollo del país y de las regiones, no se puede considerar como el eje principal del desarrollo. Más aun sabiendo que este tipo de desa- rrollo extractivista no ha contribuido significativamente a mejorar la calidad de vida de las comunidades locales y del departamento, al contrario, ha creado y ha suscitado conflictos socioambientales entre comunidades y los centros mineros debido a los altos índices de contaminación.

Bajo esos antecedentes no podemos repetir la misma experiencia; son más de 500 años de explotación minera en las regiones de Oruro y Potosí. La pregunta central es: ¿Qué hemos ganado y que hemos perdido? ¿Cuál ha sido el aporte significativo de la minería en Oruro? Estas preguntas deberíamos hacernos para reflexionar sobre el aporte de la minería a la región de Oruro. Queda claro a estas alturas que la dependencia minera ha limitado la diversificación económica de la región, se ha priorizado siempre las actividades mineras, descuidando otras actividades productivas.



CONFLICTOS SOCIALES

Las consecuencias a nivel social de la dependencia minera, se ha podido visualizar en el conflicto por el cerro Posokoni en Huanuni. Hubo un enfrentamiento entre mineros por áreas de trabajo que provocó la muerte de varios de ellos. Este tipo de enfrentamientos son permanentes entre los mineros sindicalizados y cooperativas, como ocurrió también en Colquiri. Finalmente el gobierno optó por nacionalizar este distrito minero, pero otorgó más concesiones a las cooperativas. A esta disputa se suman los comunarios de la zona, quienes también quieren incursionar a la actividad minera por la ganancia rápida que representa y porque en algunos casos sus tierras están tan contaminadas que no tienen otra opción que dedicarse a dicha actividad. Estos son solo algunos de los muchos problemas sociales que genera la actividad minera.

Queda claro: donde existe actividad minera siempre hay conflictos sociales. Generalmente las empresas mineras tienden a dividir a las comunidades y a la población, unos que apoyan el proyecto minero y otros que se oponen. Esta situación genera conflictividad al interior de las comunidades y los movimientos ambientales. El gobierno en su rol de mediar estos conflictos en muchos casos tiende a agravarlos inclinándose a favor de los proyectos mineros. Este método de dividir a las comunidades y cooptar líderes, medios de comunicación e instituciones son los métodos clásicos que usan las empresas mineras para neutralizar los conflictos sociales y minimizar los efectos de la contaminación ambiental y la vulneración de los derechos fundamentales.



DEPENDENCIA DE

LOS PRECIOS

A nivel económico el gran problema de los países basados en la economía extractivista, es la dependencia de la cotización de los precios internacionales de los minerales. Hay épocas donde el precio es elevado y los sectores mineros están contentos y felices; pero cuando el precio baja la preocupación es latente en el sector minero y exigen al gobierno políticas favorables para dicho sector. Es decir la dependencia de los precios internacionales hace vulnerable nuestra economía. De esta forma no podemos hacer una planificación sostenible.

Sabemos que las mismas empresas transnacionales tienen poder en el mercado financiero; ellos son los que fijan y regulan los precios de los minerales. Además tienen la capacidad de manipulación y especulación de y con flujos comerciales y financieros. Frente a esta situación los gobiernos de turno han aprobado leyes y normas favorables para este tipo de saqueo de nuestros recursos naturales, mientras que las comunidades locales se quedan con ingentes cantidades de pasivos mineros, suelos y aguas contaminadas, en otras palabras con una cicatriz marcada para toda la vida.



PROBLEMAS

SOCIOAMBIENTALES

Actualmente uno de los grandes problemas en el departamento de Oruro, es la contaminación minera. Varias empresas y cooperativas mineras vierten sus residuos y desechos minerales directamente a los ríos sin ningún tratamiento. Los pasivos mineros se han convertido en enormes cerros, como es el caso de San José, Itos y en otros sectores de nuestro departamento. También los sedimentos mineros están acumulados a lo largo de los ríos, como en la subcuenca Huanuni, Poopó y Antequera. Esta situación de daño ambiental, se visibiliza sobre todo en la reducción de la cantidad y calidad de las aguas, provocando pérdida de la capacidad productiva.

Las comunidades constantemente denuncian la proliferación de enfermedades gastroenterologías, respiratorias agudas y dérmicas por la contaminación ambiental. Lo mismo ocurre en la ganadería, generando enfermedades de todo tipo, provocando muerte, debilidad y malformación de los animales.

Por esta razón en el año 2009 la subcuenca Huanuni fue declara zona de emergencia ambiental de carácter departamental, debido a la inminente afectación a la salud humana y la inseguridad alimentaria ocasionada por la prolongada presencia de contaminación y salinización de los suelos. Este hecho muestra la magnitud de la contaminación ambiental en las zonas mineras, reconocida por el mismo gobierno. Frente a esta situación las comunidades permanentemente están denunciando, dialogando y presionando al gobierno, exigiendo el cumplimiento de la normativa ambiental.



LA MIGRACIÓN

Desde las zonas mineras la migración en las comunidades locales es alta. Zonas como Japo, Santa Fe, Sora Sora son comunidades casi fantasmas. La poca cantidad de personas que todavía se queda son mayores. Esta suerte de destino se refleja en otras zonas mineras de Oruro. Las escuelas se cierran por falta de estudiantes. Comunarios adscriben este fenómeno a los problemas de la contaminación ambiental provocada por las actividades mineras y urbanas. En otros casos existe un retorno de la gente a sus comunidades para incursionar a la actividad minera cooperativizada, siempre y cuando los precios de los minerales estén altos.

La identificación de los habitantes mineros con la región es débil. Vienen para ganar dinero e irse o sueñan con abandonar la región para ir a vivir en otras partes. Si bien la actividad minera representa ganancias, esto no se refleja en las comunidades locales; al contrario; significa pérdida de oportunidades productivas. Se reducen las actividades agrícolas, ganaderas y otras iniciativas productivas y muchos comunarios se ven obligados a abandonar sus tierras para migrar en búsqueda de alternativas económicas. ¿Quién asume estos altos costos ambientales y sociales?

Nuestro país, desde la colonia hasta la actualidad, se ha limitado a exportar materias primas brutas. Es por ello que las regiones como Oruro y Potosí con una larga historia minera, son regiones con altos índices de pobreza, desempleo, marginalidad, migración, con bajo nivel de industrialización, con erosión y desertificación de los suelos y pérdida de biodiversidad. Esa es la realidad de las regiones mineras.


Muchas personas cifran sus esperanzas en la minería

Regiones como Santa Cruz crecieron gracias a la minería orureña

Los campamentos mineros quedaron semiabandonados

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, Oruro no se hizo rico con la minería

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2014 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Revista Dominical - Pág 5 de 8

Servicios
Lo más visto
Noticias Bolivia     Minería       Deportivo     Cultural        Policial    Editorial         Ecología        Necrológicos    Avisos  Internacionales         Cultura       Oruro      Arte     Económicos      Tu Espacio
Guía Telefónica 2011

Nombre o Dirección
Número de teléfono
Gentileza de: OruroWeb      Coteor
Hazte fan de La Patria
Radio Mediterráneo FM 96.3 en vivo
MEDITERRANEO FM
      Hay 74 invitados en línea